Proteínas para bajar de peso y aumentar masa muscular

¿Por qué y para qué consumir proteína?

 

Proteína para el desarrollo muscular

Proteína para el desarrollo muscular

 

Para bajar de peso o mantenerse en forma no se deben saltar comidas sino todo lo contrario, hay que consumir las 3 comidas principales y, opcionalmente, incorporar 1 o 2 meriendas saludables diariamente para aportar saciedad y evitar el comer en exceso durante las comidas principales. Los lácteos, por ejemplo, son aliados importantes al momento de pensar tanto en meriendas nutritivas como acompañamiento de las comidas principales, ya que son una excelente fuente de proteínas.

Las proteínas son macronutrientes relacionados fundamentalmente con el crecimiento, desarrollo y reparación de músculos y tejidos, pero también son los nutrientes que generan mayor saciedad por lo que se las relaciona con la regulación del apetito. Aunque suelen estar asociadas a la carne, las proteínas están presentes en una amplia variedad de alimentos. Existen dos tipos de proteínas: aquellas de origen animal que son los que suplen más eficientemente las necesidades, que se encuentran en huevos, aves, pescados, carnes y nuestros favoritos los lácteos; y las de origen vegetal, contenidas en la soja, frutos secos, legumbres y cereales.

Tipos de Proteína

Tipos de Proteína

 

¿Cuánta proteína es necesaria?, la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que el consumo óptimo de proteína es de 0,8 g/kg peso por día, que se puede aumentar en deportistas hasta 1,2-1,5 g/kg de peso y hasta 2 g/kg de peso como máximo en deportes de fuerza.

 

Para promover el consumo adecuado de proteínas, te recomendamos comenzar el día con un desayuno completo. Recuerda que es fundamental para obtener un mejor rendimiento físico e intelectual, ya que es el primer combustible del organismo.

El desayuno es el momento ideal para consumir lácteos (Yogurt y queso), que contienen proteínas de calidad, calcio, vitaminas A y D, y vitaminas del grupo B (principalmente riboflavina o B2).

En el almuerzo te recomendamos incluir carnes magras bajas en grasas y huevo.

Para aumentar aún más las fuentes de proteínas animales, que son las proteínas de alto valor biológico, y realizar alguna merienda con lácteos bajos en grasa como un yogurt con semillas o frutas como fresas, manzanas, peras, moras que son frutas con muy poca cantidad de azúcar y alta en vitaminas y minerales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *